Una simple figa

Avuí anava pedalejant, prop de Lalín, quan he vist una fruiteria i m’he aturat a comprar quatre coses: plàtans i els primers préssecs i quatre prunes que oloraven estupendament. En anar a pagar, hi havia un petit cistell de figues madures. N’he agafat només una, per menjar al moment. La fruitera, jove, m’ha dit: ‘a mi no me gustan nada’. He sortit i només obrir-la per la meitat, olorar-la ha estat viatjar per un moment a la figuera del camí de l’hort del meu tio Julián. Part de la infantesa ha passat davant meu. Fugaç. He somrigut i he remprès el meu camí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La via líquida. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s